Amplía el disco duro de Xbox One con un simple clic

Oferta publicada en , hace 3 años. Actualizada el 2 noviembre, 2016

Sin duda el principal atractivo de PlayStation 4 y Xbox One es su capacidad para mostrar gráficos de nueva generación, y es el motivo por el que estas nuevas consolas se han vendido tan bien desde el inicio.

Pero ambas máquinas esconden un lado oscuro: las texturas de alta definición exigen la instalación completa de todos los juegos, y ello supone un nuevo problema del que ni Sony ni Microsoft hablan: el disco duro se queda muy (pero que muy) corto.

Ampliar disco duro Xbox One

Si hablamos de títulos comerciales, la cruda realidad es que en tu nueva y flamante “consola next-gen”, apenas tienes espacio para más de 15 juegos (cada juego ocupa entre 25 y 48 “gigas”). De auténtica risa. La solución más económica por supuesto pasa por ir borrando aquellos juegos que ya hes terminado, y administrar el espacio con pinzas. Pero si son juegos que tienes descargados del bazar online, o no los has terminado, borrarlos es un auténtico fastidio.

Pues bien, a continuación te ofrecemos una opción todavía más sencilla, y relativamente económica, que quizás no hayas valorado. Se trata de ampliar el disco duro de Xbox One con un simple gesto (en el caso de PS4 Sony no pone las cosas tan fáciles).

A diferencia de PS4, que sólo puede actualizar su disco duro abriendo la consola (desatornillándola) y reemplazando el que viene de serie por otro, en Microsoft cada vez hacen más cosas pensando en el usuario, y para ampliar el disco de Xbox One no necesitas tocar un destornillador. Basta con conectarle discos duros externos. 🙂

Cómo ampliar el disco duro de Xbox One

Cómo ampliar el disco duro de Xbox One

Como decíamos, para ampliar el disco de Xbox One no necesitas sustituir el que lleva de serie. Bata con conectarle un disco duro externo que utilice interfaz USB 3.0, es decir, casi cualquiera de los discos que se venden hoy en día (en Amazon.es, por ejemplo). Una vez conectados, la consola los considerará discos propios, y en ellos podrás instalar juegos y aplicaciones como si fueran el mismo de dentro.

Nosotros mismos lo hemos probado, y es realmente sorprendente. Le enchufas por USB un disco externo de esos pequeños y portátiles, que no requieren cable de alimentación eléctrica, y en unos segundos la consola lo reconoce.

¿Y qué hay de la velocidad de carga?

¡Curiosamente es más rápido! El interfaz USB 3.0 es más eficiente que la conexión interna de Xbox One, por lo que si le conectas un disco duro externo, verás cómo los tiempos de carga pueden incluso mejorar unos pocos segundos.

Elegir el disco externo perfecto para Xbox One

No existe una preferencia correcta o incorrecta respecto al disco externo a escoger, en tanto en cuanto sea un disco USB 3.0, pero nosotros aconsejamos comprar un disco de al menos 1TB (1.000 GB) para Xbox One, porque el precio de los de menor tamaño no compensa. Eso sí, antes de usarlo, la consola tiene que formatearlo, por lo que no lo podrás usar para otras cosas.

En nuestro caso compramos un Toshiba Canvio Basics de 3TB, que tiene un precio genial ahora mismo (99,95 euros), y tras un proceso de formateo bastante cómodo (apenas 10 segundos), la consola acumula un total de 3.200 GB libres (los 400GB de serie + 2.800 GB del disco externo). Eso da para un total de 120 a 140 juegos completos instalados, lo que es una auténtica salvajada.

¿Por qué un disco portátil de 3TB?

Por tres razones:

  1. Comodidad: Aunque los discos externos portátiles son más caros que los externos de sobremesa, tienen la enorme ventaja de no necesitar enchufe de corriente, y los puedes llevar en el bolsillo de un lado a otro.
  2. Calidad-precio: Ahora mismo un disco de 3TB (3.000 GB) tiene mejor relación calidad-precio, ya que sale el Terabyte a tan sólo 33,32 euros. Si compraras un disco de 1TB suelto, te costaría no menos de 50 euros. Luego compensa 3TB.
  3. La velocidad de rotación no es crítica: Los discos externos portátiles integran agujas de 5.400 rpm, pero la diferencia de rendimiento respecto a 7.200 rpm apenas se nota en Xbox One. Además, los “pequeñines” son muy silenciosos, no se calientan, y quedan estupendamente encima o al lado de la consola. 🙂

Nota curiosa: La consola acepta hasta 3 discos conectados simultáneamente, por lo que en el futuro podrías ampliar la capacidad hasta 9.500 GB !!! (eso son casi 500 juegos instalados).

Configuración

  1. Con la consola encendida, conecta el disco externo a uno de los 3 puertos USB 3.0 disponibles.
  2. Aparecerá un mensaje en pantalla indicando que se ha conectado un disco.
  3. Accede al menú “Configuración” de la consola, y ve a la sección “Almacenamiento”.
  4. Selecciona el nuevo disco y ve a la opción “Formatear para juegos y Apps”, y luego dale a “Formatear dispositivo de almacenamiento”. Saldrá una pantalla en la que podrás darle nombre al disco.
  5. Una vez formateado, verás que el círculo del porcentaje de espacio usado y libre acumula el tamaño total (disco interno + externo).

ampliar espacio Xbox One

Rendimiento de juegos instalados en el disco externo

Como decíamos anteriormente, hay una pequeña mejora de rendimiento, minúscula pero perceptible, instalando los juegos en un disco externo, por lo que recomendamos trasladar todos los juegos del interno al externo, desde la administración de espacio, o desde el menú de cada juego.

Mover juegos del disco interno al externo

Los juegos ocupan entre 20 y 50 GB, por lo que trasladar solo uno de ellos puede llevar entre 15 y 40 minutos, así que en caso de que desees mover todos los juegos del disco interno a uno externo, deberás armarte de paciencia.

Otro de los grandes beneficios de usar un externo es que si vas a casa de un amigo que también tenga Xbox One, basta con conectar tu disco a su consola, loguear con tu usuario y password, y podrás jugar allí con tus juegos sin necesidad de descargar nada.

Discos duros baratos para Xbox One recomendados por Ofertitas

Estas son las tres mejores ofertas del mercado actualmente, y los mejores discos portátiles externos en calidad / precio:

¿Mejora el rendimiento conectando un SSD externo?

Sí, hay una pequeña mejora en los tiempos de carga de algunos juegos, pero es tan ligera, que no compensa en absoluto la diferencia brutal de precio que hay con un disco mecánico convencional. Por lo que cuesta un disco de 3TB, ahora mismo ni siquiera te llega para comprar un SSD de 500GB, por lo usar un SSD externo en Xbox One es una decisión que jamás debería verse justificada por el aumento de rendimiento (lo explican aquí en detalle).

9 pensamientos en “Amplía el disco duro de Xbox One con un simple clic

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *