5 claves para reservar hoteles baratos

Oferta publicada en hace 3 años. Actualizada el 4 julio, 2014

A la hora de planificar un viaje, nos hemos acostumbrado a la comodidad que supone sentarnos frente al ordenador, escribir hoteles baratos en Google, e ir mirando los primeros resultados que nos devuelve el buscador.

Encontrar hoteles baratos

Por desgracia, hoy en día el buscador preferido de todo el mundo está inundado de publicidad, y detrás de esa publicidad a veces se esconden ofertas que no lo son.

Si quieres encontrar un hotel que se adapte a tu presupuesto, sin caer en las trampas de los anunciantes, en este artículo te damos la clave para analizar la letra pequeña y conseguir hoteles baratos de verdad, utilizando la herramienta más potente que existe: el sentido común.

1. No te conformes con los primeros resultados

Google es una herramienta gratuita muy útil, incluso lo llamamos “San Google”. Pero es evidente que ni es gratuito en realidad, ni se trata de una ONG. Google es una empresa que necesita ganar dinero, y su fuente de ingresos proviene de mostrarte publicidad.

Así pues, y aunque parezca una contradicción, para empezar a buscar precios, es mejor que pases de escribir “hoteles baratos” en la casilla de búsqueda, o que si lo haces, sepas lo que te vas a encontrar. Esto tiene una explicación muy sencilla: la cadena de texto “hoteles baratos” es una de las más cotizadas en Google, y por lo tanto, los primeros resultados son enlaces patrocinados de agencias y comparadores de precios online.

Así, al buscar hoteles baratos, no obtendrás necesariamente las mejores ofertas (ni las peores), simplemente verás las webs que más pagan por estar ahí.

¿No te lo crees? Haz la prueba ahora mismo. Busca “Hoteles baratos Valencia” (o la ciudad que prefieras), y de 5 millones y medio de resultados posibles, verás que las primeras 4 o 5 páginas son todo enlaces de publicidad. Mira esta imagen; los 4 primeros links son a 4 agencias. En el lateral hay otros 8 enlaces comprados. En medio puedes ver un listado de hoteles basados en Google Maps, y hasta la tercera o cuarta página no verás webs de hoteles de verdad.

Hoteles baratos Google

Con esto no queremos decir ni muchísimo menos que pinchando en uno de esos enlaces no vayas a encontrar un hotel barato. Muy al contrario, gracias a todos esos comparadores es posible que puedas hacerte una idea más rápida de cómo están los precios o las disponibilidades en un área concreta.

Lo que queremos decir es que es importantísimo siempre que compares antes de conformarte y sepas cómo has llegado a una web y por qué. Lo que aparentemente es lo más barato puede ser finalmente más caro si te conformas con lo primero que te salga.

Para realizar búsquedas menos contaminadas, puedes usar sinónimos como alojamiento en (ciudad), o estancia en (ciudad).

Truco: haz búsquedas en modo incógnito

Al haber realizado una búsqueda de hoteles, a partir de entonces cuando navegues por otras webs, aunque la temática no tenga nada que ver, te aparecerá publicidad relacionada con viajes o alojamiento.

Esto es porque Google Ads ha guardado tu búsqueda, y está usando tu dirección IP (la dirección de tu ordenador en Internet), para ofrecerte publicidad relacionada con tus intereses. Si hubieras buscado “vuelos baratos”, pues te aparecerían ofertas de agencias de vuelo. Y así con todo.

Navegación privada

Si te resulta molesto, para evitarlo puedes realizar las búsquedas usando el método de navegación privada disponible en muchos de los navegadores web actuales, tal y como te recomendamos en nuestro especial “10 trucos para encontrar vuelos baratos“.

2. Averigua cuánto cuesta la reserva directa

Lo mejor es que compares por ti mismo el precio que te ofrecen las distintas agencias para una fecha, con el precio que ofrece el hotel directamente sin intermediarios. Para ello, busca la web oficial del hotel en Google.

A través de Google o Google maps encontrarás muchas veces estos datos de forma rápida y sencilla.

Encontrar teléfono hotel

Puedes llegar a sorprenderte al ver las enormes diferencias de precios que pueden darse entre una agencia online y otra, o entre agencia y hotel. Esto es porque las agencias en muchos casos se llevan alguna comisión del precio de reserva. Los hoteles suelen dar la misma tarifa a las agencias, pero el precio final para el cliente variará en función del margen de ganancia que se imponga cada una.

Apunta en una hoja los precios que te da cada agencia y ve comparando entre una y otra, pero muy atento a la letra pequeña, ya que algunas agencias no detallan los servicios exactos que se están ofertando. Nos ha pasado alguna vez que una oferta parecía más barata, pero era porque no incluía desayuno, acceso a Spa o algún extra adicional que ofrecen algunos hoteles.

3. Negocia directamente con el hotel

Recepcionista hotel

Si les llamas directamente, en muchos hoteles es relativamente sencillo conseguir mejores condiciones de las que aparecen en su web o en las agencias, sobretodo si se trata de hoteles más pequeños o que no pertenecen a una gran cadena, y muy especialmente si tu reserva es en fechas en las que tienen exceso de vacantes (en temporada baja, entre semana, etc).

No pierdes nada por intentarlo, así que descuelga el teléfono, llámales y negocia el precio. Si te dicen que es el mismo precio que has visto en Internet, explica que te gustaría una pequeña rebaja, y que un descuento te haría reservar ya en lugar de seguir buscando.

La mayoría de gerentes o recepcionistas se reservan cierto margen para clientes que regatean, sobretodo ahora que la crisis aprieta.

Truco infalible: Descuento para grupos numerosos

Si el viaje lo vas a hacer con mucha gente (varias familias, grupo excursionista, despedida de soltero, compañeros de trabajo), es casi imprescindible que se encargue una sola persona de pedir precio especial de grupo, ya que casi todos los hoteles están dispuestos a ofrecer descuento para grupos, o ventajas adicionales (desayuno gratis, habitaciones contiguas).

4. Evita las peores fechas

Puede parecer una obviedad decirlo, pero no por ello es un punto menos importante a recordar: el precio de las habitaciones varía mucho función de las fechas. Cuanta mayor sea tu flexibilidad con el calendario, mayores serán tus posibilidades de encontrar un hotel a buen precio.

Si puedes escoger el momento de viajar, evita los puentes importantes, las temporadas altas y cualquier fecha puntual que concentre mucha demanda, como una feria, un congreso, las fiestas locales de la ciudad, o simplemente los fines de semana en destinos turísticos muy estacionales (ejemplo: Ibiza en verano, Andorra en invierno).

Masificación veraniega

Si puedes elegir cuándo veranear, en junio y septiembre tendrás precios más asequibles y mayor facilidad para encontrar alojamiento. Incluso disfrutarás de un tiempo más suave y agradable que en los meses de tanto calor, y evitarás las grandes masificaciones, o los atascos e incomodidades (aeropuertos abarrotados, atascos en carretera) de julio y agosto.

También puedes aprovechar los cambios de quincena o de mes. En esos momentos hay gente que se va de los hoteles, por lo que la ocupación disminuye durante unas horas o días y se ven obligados a rebajar las tarifas hasta que llenan de nuevo con la hornada de clientes de la siguiente quincena.

5. Reserva con mucha antelación

Encontrar hotel

Reservando con varios meses de antelación también conseguirás importantes descuentos. Es una manera más que tienen los hoteles y las agencias de viajes para premiar a los clientes que tienen las ideas claras. De esa forma, ellos se aseguran la ocupación y a ti te sale más barato. A tu disposición también habrá una mayor cantidad de hoteles donde elegir, sin tener que esperar a última hora, donde las plazas escasean y el precio se incrementa.

¿De qué depende el precio de un hotel?

Al final el precio de los hoteles depende de dos variables, que son la calidad y su ubicación. Siempre nos costarán más caros aquellos que se encuentren en zonas céntricas en núcleos urbanos importantes, o los más cercanos a la costa, así como aquellos que cuentan con buena reputación entre los clientes.

Los grandes chollos se localizan en las afueras, pero hay que valorar si realmente nos compensa coger el coche (o taxi, bus, etc) todos los días para acudir a la playa o acercarnos al centro de la ciudad, donde se concentran la mayor parte de actividades. En el caso de que asumas esta lejanía y te decantes por un establecimiento hotelero en el extrarradio, seguro que te ahorras bastante dinero.

Hotel con todos los servicios

MUCHÍSIMO CUIDADO: Hay que diferenciar cuando un hotel presenta tarifas con oferta de verdad, o simplemente suprime una serie de servicios para rebajar el precio. Esto se puede saber comparando diferentes webs que oferten ese hotel en cuestión. En una podemos ver que incluye servicio de masajes, televisión por cable, acceso a Spa, gimnasio, desayuno, parking o cafetería, y en otra pueden faltar esos servicios.

El destino también resulta esencial. No todas las ciudades presentan los mismos niveles generales de precios. Por ejemplo nos saldrá mucho más caro reservar un hotel en París o Londres que en Marrakech o Lisboa, donde el nivel de vida es más barato. Existen destinos muy consolidados que ofertan una gran cantidad de plazas, y que por lo tanto se ven obligados a poner precios económicos. Suele ocurrir sobre todo en localidades típicamente turísticas como Salou o Benidorm.

Atentos a las ofertas especiales

Newsletter Agencia Viajes

Hay que estar atentos a las ofertas que ofrezcan las distintas cadenas hoteleras. Una buena solución para estar al tanto pasa por suscribirse a los boletines de noticias (newsletters) por e-mail de aquellos establecimientos que te interesen. De esta manera llegarán a tu correo todas las ofertas y sabrás cuando deciden bajar las tarifas. Puede que sea un rollo leer tantos correos a la semana (incluido el de Ofertitas), pero también puedes perderte grandes chollos.

Si tienes previsto viajar con niños consulta las condiciones con anterioridad. Algunos te ofrecen el alojamiento gratuito para ellos si tienen menos de 4 años. Ten en cuenta que además de dormir también podrán comer en el recinto sin necesidad de que pagues nada. A la hora de buscar alojamiento ten en cuenta esto porque la diferencia puede ser muy importante. En algunos casos el primer niño te sale gratis, pero el segundo solo tiene que pagar un pequeño porcentaje.

Algunas agencias ponen a disposición de los clientes unas tarjetas de fidelidad, donde al pagar el hotel con ellas te pueden hacer descuentos que van desde el 5 al 10%. En viajes donde el presupuesto se te dispare un poco seguro que te sale rentable.

Atentos a la letra pequeña

Cuidado con la letra pequeña

Siempre te recordamos la necesidad de leer bien la letra pequeña. La mayoría de las ofertas vienen con restricciones. Por lo general no admiten cancelaciones ni posibilidades de cambio de fecha. Por eso resulta interesante que te asesores hasta que fechas puedes cancelar la reserva sin que te acarree un gasto extra, o cuanto tendrías que asumir en caso de hacerlo. En este caso, si tienes dudas lo mejor es preguntar por teléfono e-mail directamente en la agencia o en el hotel en cuestión.

También es preciso que contrates un seguro de anulación asociado a la reserva, sobretodo si temes no poder realizar el viaje en la fecha prevista. De esta manera estarás cubierto en el caso de que te eches para atrás y todo por una cantidad muy reducida. Ya no tendrás que preocuparte si surge algo de última hora. Pero a su vez este servicio encarece algo la reserva… ¡Qué complicado es todo!

El mejor método, el tradicional

Para finalizar, queremos dejar bien claro que el mejor método para encontrar un hotel barato sigue siendo el tradicional, es decir, el apuntar los teléfonos de todos los hoteles que nos interesan en una misma zona, e ir llamando uno por uno, y negociando precio o preguntando por descuentos o condiciones especiales. Y siempre teniendo como referencia precios de comparadores y agencias.

¿Y tú? ¿Has conseguido ahorrar en la reserva de hoteles? ¡Cuéntanos tus trucos y experiencias.

2 pensamientos en “5 claves para reservar hoteles baratos

  1. Laura Moreno

    Hola! Gracias por las recomendaciones! Son geniales, y ya las he puesto en marcha! Yo quiero compartir mi experiencia con vosotros y con quien la necesite, y siguiendo vuestros consejos, no me he parado en la primera oferta que he visto! He encontrado muchas páginas de ofertas (hay miles). Entre ellas, me ha llamado la atención una llamada Biduzz. Ahí puedes elegir un hotel o una experiencia de las que aparecen y ofrecer tu precio, como decís en el punto 3 “Negocia directamente con el hotel”, es como que median para que negocies con el hotel. Mi resultado fue muy bueno y me he ahorrado un dinerillo en mi reserva! Espero que os sirva ;)!

    Responder
    1. Ofertitas

      Hola Laura

      Nos alegramos mucho de que te hayan servido los consejillos. Muchos son de sentido común, pero a veces no los pensamos. Tomamos nota de lo de Biduzz.

      Gracias por seguirnos 🙂

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *